LEYENDA DEL CRISTO DE HACIENDA DE SAN APARICIO

Mire les voy a platicar, era un mezquite seco, y ya ve que los trozan con motosierra, entonces en el troncón del mezquite que le mocharon, lo partieron con la motosierra, y él[1] estaba en medio

El Paso de la Canoa

María del Carmen Anguiano

Porque ahí está el rio

  • ¿Y dónde está el mezquite donde comenzó a crecer el cristo?

Mire les voy a platicar, era un mezquite seco, y ya ve que los trozan con motosierra, entonces en el troncón del mezquite que le mocharon, lo partieron con la motosierra, y él[1] estaba en medio

  • ¿Y de ahí lo sacaron?

Entonces les causo mucha impresión, entonces lo sacaron con mucho cuidado, entonces aquí vivía el señor que lo saco, entonces le dijeron que, le dijo el dueño el papa de los dueños de San Isidro, llévalo a Aguascalientes a ver que te dicen, entonces lo llevo a Aguascalientes con el señor obispo y le dijo que él quería su templo aquí, que le hicieran su templo y se lo hicieron de adobe. Pero resulta que entre todos los que tenían sus casitas vendían puerquitos, gallinas blanquillos, aquí sacaban arena, ayudaban con lo que tenían y le hicieron la casita

  • ¿Entonces se organizaron, como se llamaba la hacienda?

Aquí el rancho se llama san Aparicio, así se llamaba

  • ¿La señora nos dijo que se llevaban al santo y se regresaba?

Si se lo llevan, a donde quiera y él se viene, él quiera estar aquí, como era que venía el señor cura, un señor cura de haya de  Teocaltiche  a decir misa y Antonio mi cuñado es el que tiene la llave, entonces venia, como tiene camioneta, venia y lo baja y se lo llevaba para traerlo como si vinera la gente, como en peregrinación y ándele que yo tengo una prima que también diario viene y esta prima llego y parqueo su camioneta y se metió a visitarlo y cuando salió le dije, fuiste a visitar al señor, dijo si, y le dije se lo llevo Antonio mi cuñado , ella dijo ve ahí está.

  • ¿Platíquenos que le cambiaron la cruz y dejo de crecer?

Si, si eso sí es cierto, es que estaba chiquito cuando se apreció, se apareció con todo y su crucita bien, de madera, nomás el cristo no era de madera. Entonces le fueron pegando pedacitos y pedacitos y ya no pudieron verdad, porque iba creciendo y ya no pudieron pegarle y le hicieron esa y ya no creció, ya no creció. Yo de aquí era, de aquí era toda mi familia, aquí creció y aquí vivió, aquí todo el tiempo, yo les digo él está solito, con ganas de estar aquí con él, pero estoy enferma y luego y vivo en el Pas, hay tengo mi casita en el Paso. Cuando veníamos a misa, porque yo nunca deje de venir, yo siempre mientras viva entonces cuando una venimos y salimos de misa se fue toda la gente, yo me quede llorando, le dije hay padre te dejaron solo pero yo mientras viva no te voy a dejar solo y hago mi alcancillita voy juntando hasta de a peso, pues para que me le hecho de a mucho, hasta de a peso, de a cinco, ya que tengo eso, lo cambio  y los voy guardando  y le traigo su musiquita, poquita, cuatro horas, pero, ya siquiera.

¿Usted cuántos años tiene?

80, hay, soy de 1938,  yo la historia la conozco pues aquí vivíamos (apunta a un costado de la iglesia donde hay unas ruinas de adobe) mire ahí, ahí teníamos la casa, entre todos, las mujeres y todos subían agua del rio un cántaro para trabajar

  • ¿De dónde agarraron la laja?

De ahí del cerro[2] había mucha laja, ya no, ya está cuarteada,

  • ¿Quién es el dueño de la iglesia?

Nadie, digo yo, es de todos, porque lo hicieron la gente que tenía, como le digo, según dicen de esto están hasta las escrituras, que se les escrituro la capilla no, ósea está en el rancho pero dueños nomas todos somos ¿no?

LEYENDA DE CERRO DE SAN APARICIO

María del Carmen Anguiano

  • ¿Cuéntenos la historia de San Aparicio?

El jueves santo, porque se oyen los campanazos como en Teocal, entonces se metió y dice que se le hizo un año, digo dice que se le hizo un día y duro un año.

– ¿Y cómo le hizo para salir otra vez?

Pues cuando se abrió la puerta, le digo que para el jueves santo se oyen las campanadas hay como, y esa presa la hicieron los indos para agarrar agua para hacer todos los monitos y todo

  • ¿Hay una presa?

Si aquí derecho, iré, entra por el arroyo parejito, aquí se va uno, y esa presa no olvídese, ates venían a sacarle fotos, como revoco empezó a pegarle al barranco, a fregarle al barraco y  abrió, pero la presa no se ha hecho nada, y pocas presas agua que esa.  A la hora que sea yo los llevo, aquí tengo mi casa pero yo vivo en Teocal, yo aquí tengo mi museíto de puras cositas

  • ¿Tiene un museo?

Poquito, aquí en el rancho, me gusta juntar cosas de esas, poquitas, mire diecia mi padre, más vale tener amistades que enemigos, mire mi padre era de ahí, y todavía hay esta su terrenito ahí, vendió 25 vacas, mi padre antes de morir, sabe que, la mitad al profesor, tenga profesor, hay esta la mitad, le da, yo le decía apa ya acabo las vacas, usted nomas agarra la mitad y la mitad pa que apa, dijo que qué, pa que le compre comida cuando van a la escuela a los muchachitos pobres, porque los ricos, ellos nomas están viendo, y entonces volvió otro pedacito de tierra y también le dio la mitad a profesor. Aquí en el Paso hice una capillita, pa que vallan todos a rezar ¿y sabe lo que hicieron? Les dije miren aquí nadie va a tomar, les voy a prestar las casa y yo pago la luz, para que vivan, duraron como siete años sin pagar la luz, pero yo se las pagaba. Un día me dijeron oiga están tomando ahí, en su capilla ahí en sus casa, le dije a mi hija esta, mija llévame, ahí está la camioneta llévame, me trajo aquí párame, me voy a pata, me vine, estaban como unos diez, agarre una botella y la quebré, y les dije agarran sus cosas y les dije, para mañana no quiero ver a ninguno, mire una vieja, creerá que se enojó, de las que estaban ahí tomando. Otro día fue y me le quebró los vidrios a la capilla, entonces le dije a mi hermano, oye no puedes venir, es jefe de la policía en Zacatecas.


[1] Cristo del Mesquite, Paso de la Canoa

[2] Cerro de San Aparicio, zona arqueológica

Deja una respuesta