¿De dónde viene el Bolillo, el Birote y el Pan Francés?

¿Cuál es la diferencia entre estos 3 tipos de panes tan tradicionales?

El Bolillo

Su origen se remonta a la llegada del trigo a América. De acuerdo a diversos relatos populares, su portador pudo haber sido un esclavo de piel negra criado de Hernán Cortés, llamado Juan Guerrero. Él habría encontrado tres granos de trigo entre el arroz, plantándolos para que al final solamente uno germinara.

Probablemente el principal antecedente de la panadería con trigo en México sea el pambaxo, (de donde también nació el actual pambazo). Ésta pieza era apreciada entre la clase baja, debido a que su precio era muy accesible. Conforme el tiempo fue transcurriendo, la panadería mestiza desarrolló más formas, sabores y presentaciones de pan con valor cotidiano y festivo.

Sin embargo, un momento clave en la historia de la panadería mexicana fue el Porfiriato, cuando la cultura francesa influyó en la vida y la cocina. Si prestas atención al bolillo, notarás que este pan salado de trigo tiene una costra crujiente externa que resguarda un esponjoso y suave interior, similar a la textura de los panes de origen francés, aunque tropicalizado a nuestro país. De hecho el procedimiento adecuado para realizar un bolillo es usando masa madre, una técnica francesa.

El Birote

Guadalajara, se distingue por ser la cuna del birote salado; ese pan que deleita el paladar con las deliciosas tortas ahogadas y los exquisitos lonches con los que se prepara.

El birote salado es exclusivo de la perla tapatía y en ningún otro lugar lo elaboran igual debido a que las condiciones climáticas de esta región permiten que la masa tenga el punto exacto para prepararlo.

Sin embargo el origen del birote proviene de Francia y fue traído a México por un cocinero del emperador Maximiliano cuando ingresó al país. Posteriormente la receta fue traída a Guadalajara, donde comenzó a prepararse y se hizo popular, por lo que se perfeccionó su elaboración hasta el punto donde hoy lo conocemos.

En cuanto al nombre existen dos versiones de la historia que cuentan cómo surgió la palabra “birote”

La primera nos cuenta que proviene del apellido Birrot, de una familia francesa que producía este pan desde su casa en la avenida Vallarta, y quienes lo hicieron popular entre los clientes quienes decían: ” VAMOS CON LOS BIRROTES ” por lo que fue así como a través de los años se llegó hasta el nombre Birote.

La otra versión señala que el cocinero belga Pirotte llegó a Guadalajara con las tropas de Maximiliano y su labor fue enseñar el oficio de la elaboración del pan a los tapatíos.

Durante ese periodo reinventó la creación de este pan las condiciones climáticas de Guadalajara y después de su exhibición pública, lo regalaba a los habitantes quienes decían ” vamos al pan con Birote ” al no poder pronunciar bien Pirotte.

El pan francés de Teocaltiche

El 29 de enero de 1864 Teocaltiche es tomada por una fuerza franco-mexicana que derrota a la guarnición de 600 hombres que la defendía. Estando el ejército francés de paso por Teocaltiche, rumbo a Aguascalientes, piden al panadero de la localidad que les preparen un pan que no se eche a perder, el panadero idea uno que, al ser tostado estando fresco se conserva por varias semanas. Sin pensarlo, este desconocido personaje, estaba creando eso que ahora conocemos como “pan tostado” y que compramos ya empacado en la tiendita de la esquina.

1 pensamiento sobre “¿De dónde viene el Bolillo, el Birote y el Pan Francés?

Deja un comentario